Una televisión para ver con los niños

Una televisión para ver con los niños

Existe, sí, un programa de arte para ver con los niños. Se llama ‘Prodigios’, de TVE, y acaba de finalizar su tercera temporada. Es un buen ‘espectáculo de talentos’ que, este sin duda, merece ser visto por los padres junto con sus hijos donde se muestran valores artísticos y lecciones de vida. Frente a otro tipo de espectáculos que van de lo rocambolesco a lo vulgar dados por diferentes canales de televisión, ‘Prodigios’ muestra prodigios, muestra esfuerzo, muestra pasión artística. Y todo ello protagonizado por niños, necesarios para los demás niños como ejemplo al menos tanto como lo somos los adultos para ellos.

Calidad esfuerzo, seriedad

El programa no hace concesiones a la vulgaridad, a la broma hiriente y a la falsa alabanza. Por el contrario, se destila juicio técnico y estético de calidad. Se trata de niños que muestran valores como apasionados artistas, como depurados trabajadores de su técnica y como encantadoras personas. Está de más, aunque es signo ya de la televisión actual, la votación final del público. Lo que muestran los niños que concursan es tan bueno humana y artísticamente que no merece ser liquidado por quienes no sabríamos juzgar tanta dedicación. Los que disfrutamos con el arte ya nos llenamos suficientemente con lo que sentimos con él y con lo que interpretamos en nuestro interior.

Lecciones de ‘Prodigios

Pero es cierto que es un gran programa para educar a nuestros hijos. Desde las ejecuciones del baile, las del canto y las del instrumento, hasta el bien hacer de los niños cuando hablan de sí mismos y de sus aspiraciones, todo es ejemplar.

  • Ver las ejecuciones con el saxo, el violín, la voz y la danza es mostrar a nuestros hijos que nada se logra sin dedicación, sin disciplina. Dedicación, horas no dispersas, sino centradas en hacer salir lo mejor de sí. Eso es lo que enseña ver un programa así y comentarlo con los niños.
  • Mostrar que cada persona, que cada niño tiene una energía que se despierta con alguna actividad creativa, de conocimiento o de pura acción. Y que se despierte con autoestima. Sea cual sea la pasión de cada niño, esta revela siempre lo mejor de sí mismo. No hay mejor regalo de los padres a los hijos y de estos a sí mismos que cultivar aquello que sepan y deseen hacer. Y no tienen por qué cultivar el arte solamente. La ciencia les espera a los de pasión investigadora; el emprendimiento económico, a los más atrevidos; la gestión de personas a los más empáticos. Todos tienen cabida, se les debería decir a los niños, en un mundo donde cada talento, cada persona, cada cualidad es única.
  • La humildad realista y la confianza en sí mismo. El niño, como muchos adultos han hecho ya (o no), deben llegar a esa dulce combinación. Esta es única en cada uno, y, cuando se alcanza, se es consciente de dos cosas inseparables. De lo que queda aún por aprender e, igualmente, de lo que uno vale. Sin falsas modestias, pero sin soberbias nunca justificadas. Y los concursantes de ‘Prodigios’ muestran cómo se hace.

Más allá de la televisión

Pocas son las veces que es posible ver algo así y creo que deberían ser muchas más. Los ‘programas de talentos’ para científicos infantiles son necesarios. Lo son para ellos mismos, para crecer como personas y como talentos, y lo son para la sociedad. Aunque si no se nos presentan muchos programas así, no ha lugar, tampoco, al lamento.

Los padres dedicados y sensibles pueden cultivarse a ellos mismos. Son el primer y más influyente ejemplo que los hijos tienen. Y su ejemplo no es solo para presentarse ante sus hijos como dignos talentos en alguna habilidad o en cierta sensibilidad hacia algo, aunque también. Igualmente es buen ejemplo indicarle los ejemplos concretos que se le presentan.

Prodigios’ es uno, pero abran bien los ojos, que siempre se presentan las mejores cosas de la vida a quien las busca. Y, si no, es necesario estar preparado para reconocerlas.

Joaquín Santiago

Facebook personal y el de PenF:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100027549303236

https://www.facebook.com/joaquinsantiagorubio