Mi hijo es agresivo: Posibles causas y cómo enfrentar el problema
Mi hijo es agresivo: Posibles causas y cómo enfrentar el problema

Mi hijo es agresivo: Posibles causas y cómo enfrentar el problema

¿Has visto a tu hijo con una actitud agresiva últimamente? Esto no es nada agradable para los padres, pero reconocer que existe un problema, es el primer paso para resolverlo. Te contamos en poderenfamilia.com cuáles son las causas de un hijo agresivo y qué se puede hacer para solucionarlo.

Causas por las tu hijo es agresivo

No lo entiendes, hasta hace poco tu hijo era un niño dulce y amable que respondía de forma cariñosa a todo lo que decías. Sí, claro, a veces tenía algún que otro berrinche, pero un día descubres una actitud agresiva que no te gusta nada. Tranquila, esto suele suceder a muchos pequeños y hay causas que provocan esta agresividad, como por ejemplo:

Necesita independencia

Una de las primeras causas por las que el niño puede ser agresivo es porque no le dejamos el espacio que necesita. Para nosotros sigue siendo nuestro pequeño, y así será siempre, pero según va creciendo hay cosas que tiene que hacer solo, porque sí, porque así es la vida.

Él lo sabe y lo necesita, por lo que si se da cuenta de que tú lo agobias o lo sigues tratando como a un bebé, responderá con agresividad. Y un hijo agresivo no es del agrado de nadie.

Le exiges mucho

Los pequeños según van ganando autonomía se van conociendo y sabiendo dónde pueden o no llegar, así como lo que les gusta y lo que no. Pues bien, por mucho que tú quieras que sea como tú o lo que no pudiste ser, deja que elija lo que quiera y permite que lleve su ritmo. No todos somos iguales, este es un punto que nunca tienes que olvidar.

Quiere llamar la atención

Llamar la atención es un problema que tiene otras causas subyacentes. Es decir, si no el niño se siente desatendido emocionalmente, siempre buscará la manera de que le hagas caso. Hazte un autoexamen sincero y reconoce y cambia lo que no estés haciendo bien.

Hace lo que ve

Los niños tienden a imitar todo. Esto también incluye la violencia. Quizá es algo que ve en casa, en los libros o los videojuegos.Tengo un hijo agresivo, ¡¿qué hago?!

Ahora que ya has reconocido las causas que despiertan la agresividad de tu pequeño, es el momento de cambiar lo necesario para erradicar el problema. Otras cosas que puedes hacer son:

Pon límites

Si tu hijo se siente amado, aceptará los límites que le marques sin pensar por ello que le quieres menos. Habla con él. Pregúntale por qué se siente enfadado y qué puedes hacer para ayudarle. Dile cuánto le quieres. Una palabra apacible aparta la furia. Se consecuente con lo que le pides. Esto quiere decir que no le rías las gracias, incluso en situaciones en las que el enfado esté justificado. Dale el ejemplo. Si tu hijo ve que tú respondes con agresividad a la primera, será una actitud que imita sin pensar. Recuerda esto: las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra.

Un hijo agresivo no tiene que ser un gran problema si sabes identificar las causas y poner los medios para resolver el problema.