Los micromomentos familiares 
Los micromomentos familiares 

Los micromomentos familiares 

Los micromomentos familiares son aquellos instantes de la vida en familia que van cargados de emociones y un valor altamente significativo para todos lo miembros de ella, ya que son elementos clave para poder conectar con nuestros hijos o hijas, así como con nuestra pareja, afianzando ese vínculo de padres que se tiene. 


¿Cómo podemos tener micromomentos familiares? 

Debemos recordar que micromomento puede ser una mirada incondicional, buscar un espacio para unas risas, sincronizar nuestro tiempo y mente para conectar con el otro, dejar las pantallas apagadas, desconectarnos por un momento de la tecnología para compartir cara a cara con los demás, contar una anécdota del día, centrar la atención en nuestras ilusiones y deseos como familia, puede ser un viaje o algún proyecto para hacer todos juntos, así como brindar abrazo sincero y gratuito, jugar con nuestros hijos compartiendo calidad de tiempo, aunque este sea mínimo. 

A continuación te daremos algunas recomendaciones de como hacer esos micromomentos especiales. 

Recomendaciones para los mejores micromomentos familiares: 


● Son breves instantes, deben ser lo suficientemente deliciosos como para poder activar esa sensación de bienestar, apoyo y amor familiar. 
● Son compartidos, nacen de una interacción entre personas que se quieren y que  se nutren de la cercanía y el contacto, 
● Ponen el foco en las emociones, creando un ambiente de confianza y seguridad  vital para su desarrollo. Los micromomentos son capaces, incluso, hasta de mimetizar las respuestas fisiológicas que toda emoción conlleva, como la felicidad y alegría que se puede sentir de esos momentos. 
● No es exclusividad de nadie. Cualquiera puede ser el protagonista de generar cuantos micromomentos desee, al ser breves momentos toda la familia puede ser partícipe de crear diferentes momentos, desde un juego de cosquillas, hasta sesiones de abrazos. 
● Los micromomentos familiares suman. Suman cariño, suman disponibilidad, suman credibilidad, suman incondicionalidad, así también fortalecen el autoestima, apoyo y  unión entre cada integrante. 
● Son la mejor estrategia preventiva para las rabietas, las provocaciones, los conflictos. Son la base idónea para generar un clima familiar sano, y así poder gestionar los conflictos cotidianos familiares de una manera positiva. Esto no significa que no habrán momentos de conflicto o peleas en la familia, pero pueden ayudar a que la comunicación sea mejor y poder llegar a diálogos de acuerdos en donde se puedan exponer los elementos de conflictos y llegar a soluciones más razonables entre todos. 

También debemos tomar en cuenta que los micromomentos familiares pueden nacer en cualquier parte donde compartamos en familia, puede ser en el viaje en carro cuando vamos a dejar a nuestros hijos y nosotros vamos a trabajar, si se tiene ese momento y oportunidad, se pueden compartir pequeños juegos o anécdotas que nos hagan iniciar bien el día, al momento de la comida poder compartir alguna a lo que cada uno realizó y que todos puedan escuchar activamente y dentro de la empatía. 

Recuerda que crear buenos momentos y recuerdos en nuestra familia es lo mejor que les podemos dejar a nuestros hijos, a veces no importa tanto la cantidad como la calidad de tiempo que les brindemos.