LA RELACIÓN CON TU HIJO

LA RELACIÓN CON TU HIJO

Las experiencias de una madre o un padre pueden ser muy variopintas, así como sus estrategias. Los sentimientos y procesos mentales que tú, padre o madre responsable, vives, tienen en gran medida que ver con el hecho de que los resultados de lo que haces, dices y experimentas con tu hija o hijo sufren altibajos. En ocasiones te parece que todo marcha de maravilla, sientes que aquella actividad, conversación o resultado de una interacción con la pequeña o el pequeño es satisfactorio. Otras veces te parece que algo no va bien, que tu descendiente está sufriendo un bajón o un estancamiento en algo (amistades, estudios, maduración, en fin, tantas cosas) y que no acabas de dar con la tecla que le empuje hacia adelante. 

Hay, para todos estos casos, una buena noticia. Una muy buena noticia. Existen herramientas para salir de los bajones de relación con tu hijo o hija y para sus caídas de maduración personal y/o mental.