El acoso escolar: como superarlo en familia
El acoso escolar: como superarlo en familia

El acoso escolar: como superarlo en familia

En poderenfamilia.com sabemos que el acoso escolar y el ciberacoso se da cuando otros niños (o algún adulto) ejerce algún tipo de violencia sobre el niño. Suele ser violencia verbal o psicológica, en los últimos años el acoso está muy perseguido y las señales de violencia física no son muy visibles, por lo que se da en menos ocasiones.

Esto no quiere decir que la violencia verbal y psicológica sea menos grave que la que se da en forma de golpes, al contrario, resulta igual de perjudicial para el niño, en especial a la larga.

Sufrir acoso escolar continuado en la infancia puede derivar en problemas sociales cuando este sea mayor, también interfiere en su correcto desarrollo y supone todo un tormento para el niño.

Lo habitual es que el pequeño no sepa cómo responder ante esta situación, por lo que nosotros como padres debemos dar el primer paso:

Cómo superar el acoso escolar en familia 

Presta atención al pequeño: Molestias leves como dolor de estómago o migrañas frecuentes pueden deberse al estrés que el niño sufre por el acoso. Cambios de humor y una disminución de su vitalidad también pueden ser un síntoma claro.

Habla con él: Por lo general los niños siempre dicen la verdad en estos temas y además no les resulta fácil hablar de ello, es muy importante escuchar lo que han vivido y cómo se sienten al respecto, sin responder ni juzgar.  

Transmite tranquilidad: Gritar o decir malas palabras cuando tu hijo te cuenta que sufre acoso escolar sólo agrava la tensión que siente el niño. Escucha con calma y tranquilidad, de esta manera le transmites paz y le será más fácil hablar. 

Hazle ver que él no es culpable: El niño necesita entender que cualquier persona (No solo él, también los demás niños) están en pleno derecho de ser protegidos y mantener su bienestar. 

Habla del tema en la escuela: Es muy importante que los maestros conozcan la situación para que puedan poner freno de una forma empática. Si el profesor no ayuda a que el acoso desaparezca habla con los directores y otros superiores de la escuela. 

Ayuda a que tu hijo haga nuevos amigos: Cuando un niño sufre acoso en la escuela por lo general los demás niños le dan de lado por miedo a sufrirlo también, esta sensación es muy desagradable para los pequeños y puede acarrear terribles consecuencias psicológicas. Lleva a tu hijo a actividades en grupo con otros niños como practicar deportes o hobbies que le gusten… Deja que él elija y de esta manera tendrá más posibilidades de llevarse bien con sus compañeros ya que por lo general tendrán un carácter similar. 

Mantén una comunicación fluida: Si bien es cierto que siempre debemos mantener una buena comunicación con los pequeños esto se vuelve más importante cuando hay problemas, el niño debe sentir que se le escucha cuando lo necesita. 

Guarda tantas pruebas como sea posible: Aunque esto es más fácil cuando se produce ciberacoso en muchos casos también podemos guardar pruebas del acoso escolar, como notas o mensajes humillantes. 

Refuerza el autoestima del pequeño: Evitando palabras vagas como “Qué bonito” o “Qué bien te ha salido” si no de forma sutil, por ejemplo preguntando como lo ha hecho, diciendo si nos enseña a hacerlo… De esta manera el niño recibe aprobación sin presión.