Convivir con amor y con inteligencia
Convivencia familiar inteligente

Convivir con amor y con inteligencia

La convivencia familiar equilibrada disminuye al máximo la aparición de conflictos, y transforma los problemas en formas de aprender y mejorar las emociones y la eficacia para toda la familia. 

Hoy en día como tenemos acceso a multitud de información en internet que nos ayuda a mejorar nuestra comunicación emocional, y a ser una familia más funcional en todos los sentidos. Esto al final se traduce en la convivencia feliz que todos queremos y en la consecución de metas en familia. 

A continuación vemos algunas técnicas que te ayudarán a disfrutar de una convivencia familiar inteligente: 

Convivencia familiar con amor

El semáforo familiar

El semáforo familiar es una técnica que nos ayuda a poner límites de forma respetuosa. 

Como padres nuestro semáforo empieza siempre en rojo, cuando el niño nace somos los adultos quien decidimos su comida, qué ropa lleva, a que cole va… Esta conducta a esa edad es lógica, pues el niño no cuenta con capacidades mentales desarrolladas para tomar por sí mismo estas decisiones.

Conforme el niño crece nuestro semáforo se pondrá en ámbar, es decir, escucharemos los deseos del pequeño y seremos nosotros quien le guíe y negocie lo que es adecuado y lo que no. Esta etapa es la más delicada, ya que es cuando nos damos cuenta qué los deseos del niño y los nuestros pueden ser diferentes, lo cual está bien. En este punto debemos guiarle como padres para que consiga aquello que desea y sea bueno tanto para él, como para los demás. También debemos indicar que acciones son adecuadas y por qué, aquí no vale el “por qué yo lo digo”, queremos que el niño comprenda el mundo para que sea capaz de tomar las mejores decisiones por él mismo. 

Luz verde, cuando el niño alcanza cierta edad la luz de nuestro semáforo familiar deberá estar en verde la mayor parte del tiempo, lo cual quiere decir que nuestro hijo podrá moverse libremente en las direcciones que él considere, siempre aconsejando, pues nuestra labor como padres y personas más experimentadas en la vida es precisamente esa, aconsejar. 

Evalúa tu convivencia familiar actual

Si queremos pasar del punto A al punto B pero no sabemos dónde está el punto A no podremos trazar el camino hacía el B. Así de sencillo. 

Para saber como mejorar tu convivencia familiar debes saber como es ahora mismo: 

  • ¿Cómo gestionas tus emociones?
  • ¿Cómo ayudas a gestionar las emociones de los demás?
  • ¿Sabes transformar un conflicto en una oportunidad de mejora? 

Responder estas y otras cuestiones prácticas te ayudará a identificar tu situación actual para descubrir cómo transformarla poco a poco, hasta que sea la que tú quieres. 

Busca las actitudes adecuadas

Una vez que conoces tus sentimientos e impulsos fuertes y, también, los débiles, puedes trabajar para mejorar aquello que todavía no dominas.

Cuentas con el libro Poder en Familia, te enseñará cómo tener una buena comunicación con tu familia para educar siempre de forma inteligente, asertiva y acertada. Poder en Familia es solo el primero de la serie Éxitos en Familia, una colección de libros que te ayudará a tener la vida que deseas en compañía de tu familia.