Conductas intolerables que debes controlar en tus hijos
Conductas intolerables que debes controlar en tus hijos

Conductas intolerables que debes controlar en tus hijos

Como padres debemos enseñar a nuestros hijos qué conductas son aceptables y que acciones se consideran malos hábitos.

Controlar y corregir las malas conductas ayudará al correcto desarrollo emocional y social del niño, lo que además contribuye a que su vida como adulto y adolescente sea más sencilla. 

Algunos consejos para controlar las malas conductas de nuestros hijos: La reprimenda debe ir acorde a la gravedad de la acción: No es lo mismo que el niño derrame la leche (Cosa que puede ser un accidente) que pegue a un compañero de clase. En el segundo caso la reprimenda debe ser mayor.

Si el niño persiste en la mala conducta siempre la corregiremos con la misma intensidad: Si por ejemplo el niño coge prestado algo que no es suyo hoy y le reñimos, haremos lo mismo si repite la acción la semana que viene. De otra manera le estaremos dando señales confusas. 

Nuestros hijos aprenden por imitación: Como padres lo mejor que podemos hacer es erradicar los malos hábitos en nosotros mismos si queremos que desaparezcan en otros miembros de la familia.  Siempre debemos explicar a los niños claramente que ha hecho mal y porque su acción se trata de una conducta intolerable. De lo contrario el niño podría afrontar el castigo sin saber muy bien lo que ha hecho, por lo que no podrá corregirlo en el futuro.  Cuando prestamos demasiada atención a las tratadas de los niños, dejando pasar sus buenas acciones, les enviamos el mensaje de que “portarse mal” les hará ganarse nuestra atención. Desviar nuestro afecto hacia sus buenas acciones es el mejor correctivo. 

3 Malas conductas que como padres debemos controlar en nuestros hijos 

Tomar prestadas cosas que no son suyas

Si vemos a nuestros hijos con juguetes u objetos que no son suyos, debemos explicarles claramente que deben devolverlos. En caso de tratarse de un objeto de otro adulto le acompañaremos para que se sienta seguro. 

Sobre todo cuando nuestros hijos son bebés esto pasa sin que se den cuenta, explicarles de forma simple y cariñosa que un elemento no les pertenece les ayudará a formarse una idea temprana de la propiedad y el respeto hacia ella. 

Excluir a otros niños

Si vemos que nuestros hijos apartan a otros niños del juego les explicaremos por qué esto está mal y cómo se sentiría él si le pasara lo mismo. 

En este caso mostrarnos inclusivos con otros adultos y enseñar al pequeño formas de incluir a otros niños en el juego, es una buena forma de corregir estas malas conductas.   

Molestas a otros niños

Igual que pasa con la exclusión debemos erradicar este mal hábito en todos los miembros de la familia (Empezando por nosotros y el resto de adultos) para que los niños no aprendan por imitación. 

Explicarle lo que él sentiría si fuera el agredido y las razones por las que debe dejar de hacerlo, es mejor que un castigo. Aunque si la conducta no cesa deberemos proporcionar algún tipo de castigo.

No mostrar más atención de la debida en este caso también solucionará el problema si los niños recurren a la agresión para llamar la atención de los adultos.   

En la mayoría de casos estos consejos son suficiente para controlar las malas conductas de nuestras hijos. Comprender las razones que llevan a los niños a realizar determinadas acciones, es clave para corregirlas.