Cómo afecta un divorcio a los hijos del matrimonio roto y qué pueden hacer los padres para evitarlo
Cómo afecta un divorcio a los hijos del matrimonio roto y qué pueden hacer los padres para evitarlo

Cómo afecta un divorcio a los hijos del matrimonio roto y qué pueden hacer los padres para evitarlo

Te contamos algunas de las consecuencias y problemas más comunes de un divorcio para los hijos, además de consejos para que le afecte lo menos posible: 

Son muchas las razones por las que una pareja pone fin a su matrimonio, lo que está claro es que todas afectarán en mayor o medida a los hijos (Lo queramos o no) 

A continuación en poderenfamilia.com exponemos las consecuencias de un divorcio para los niños, y que podemos hacer como padres para minimizar estos problemas: 

Consecuencias y problemas de un divorcio para los hijos:

Menor poder adquisitivo: La convivencia de la pareja supone un ahorro considerable al compartir gastos, ahorros que por lo general se invierten en el bienestar del niño. Cuando la pareja vive por separado aumentan sus gastos y en consecuencia, se reduce el presupuesto dedicado a los hijos. 

Cambio de entorno: En muchos casos el niño cambiará de entorno, colegio y amigos si uno de los padres cambia de residencia. Los efectos psicológicos, sociales y emocionales sobre los niños pueden ser devastadores, aunque ellos no lo expresen. 

Convivencia forzada: En raras ocasiones son los niños los que eligen con qué miembro de la pareja quieren vivir (Y en caso de que ellos lo hagan esto supone una presión demasiado grande para su edad) Los padres divorciados también suelen dar prioridad a su ocio y vida social, lo que puede llevar a una convivencia forzada del niño con otros adultos. 

Se pierde la relación filial con uno de los progenitores: Es común que el progenitor que no convive con los niños pierda su poder a la hora de educar o inculcarle valores. La relación posterior al divorcio suele ser más débil de lo que era cuando ambos padres conviven con los niños.

Los niños de padres divorciados deben adaptarse a las nuevas parejas de sus progenitores: En la mayoría de los casos les resulta complicado.  Si uno de los padres no acepta el divorcio puede conllevar a que el niño conviva con una persona deprimida, hostil o con reacciones inadecuadas delante de los hijos. 

Qué podemos hacer como padres para evitar las consecuencias y problemas del divorcio en los niños: 

Minimizar la hostilidad en el divorcio: Aunque uno de los cónyuges (o ambos) estén resentidos no deben mostrarlo delante de los hijos, mucho menos hacerles partícipes. Los hijos lo pasan realmente mal en estas situaciones, lo que también interfiere en su correcto desarrollo emocional, social y académico. 

Crear un presupuesto destinado al bienestar de los hijos: Tras el divorcio ambos padres deberán destinar parte de sus ingresos a las necesidades de los hijos con el fin de mantener el bienestar que tenían antes. 

Deja que los niños sean niños: No se debe hablar con ellos del divorcio como lo haríamos con nuestros amigos, son niños, deben estar al margen de nuestras rencillas.

Realizar actividades con ellos (Muchas veces compartidas con el otro cónyuge): Los ayudará a disfrutar de una vida agradable y “normal” para su edad.

Estos son algunos de problemas y consecuencias que viven los hijos tras el divorcio de los padres, por supuesto cada niño es distinto. Debemos observar su comportamiento y centrarnos siempre en que ellos lo vivan de la forma más relajada posible.